¿Crear un servidor web propio o contratar un hosting?

¿Crear un servidor web propio o contratar un hosting?

hosting alojamientoUna de las preguntas que puede hacerse un empresario en algún momento es si vale la pena crear un servidor propio o es mejor contratar un hosting. Básicamente, nos preguntamos esto cuando empezamos a ver que otras empresas funcionan así y les va bien.

Los servicios de hosting por un lado resultan muy cómodos y sencillos; pagas poco menos de 6€ al mes por un alojamiento web, tienes correos electrónicos y posibilidad de crear varios dominios y subdominios. No requiere de inversión en hardware, ni nada de nada.

Por otro lado, tenemos los servidores web propios, que puedes hacer tú mismo en la empresa con un ordenador que presente unas características de hardware determinadas. Suelen presentar más problemas de mantenimiento, especialmente si el que lo ha hecho no ha escogido las características de hardware adecuadas (otro día hablaremos de esto).

¿Qué conviene más entonces, un servidor propio o un hosting contratado? Vamos a darte varios tipos diferentes de situaciones en las que conviene hacer una cosa o la otra.

Contratar un servicio de hosting

Contratar un  buen servicio de alojamiento web es lo más recurrente hoy día. La clave está en encontrar el servicio adecuado. Los precios son baratos, así que por eso no hay que preocuparse.

Los empresarios individuales y autónomos que tienen una única página web o 2 como mucho. Los que no quieran invertir en un hardware para servidor o no dispongan de material suficiente. Los que quieran ahorrar en la factura de la luz porque no les sale a cuenta. Los que no quieran hacerse cargo del mantenimiento de los servidores y su página web. Todos estos grupos de personas, puede decirse, les conviene mucho más contratar un hosting a una empresa.

Crear un servidor web propio

Cuando tenemos varias páginas web y estamos lanzando varias cada cierto tiempo, algo habitual en las empresas medianas y grandes con negocios muy diversificados, la cosa cambia.

Por ejemplo, una agencia de viajes que quiera tener, además de la web principal, una red de blogs para cada uno de los destinos con su propio dominio. Si quiere tener 10 o 20 blogs propios, probablemente prefiera pasarse a un servidor propio que pagar varios alojamientos.

Pienso también en las empresas que constantemente sacan campañas y nuevos productos que necesitan landing pages con dominio propio. Les interesará más poder gestionarlos desde sus propios servidores que tener depender de otra empresa.

Algunas de las desventajas de contratar servidores son conocidas; si el servidor se cae, no puedes hacer nada; dependes de un servicio técnico que en muchas ocasiones no te hará mucho caso o tardará mucho en atenderte. Y sobre todo, tu espacio estará limitado y no podrás actuar con la libertad de gestionar tú mismo tus propios servidores.

¿Qué prefieres, contratar un hosting a una empresa o instalar tus propios servidores en tu negocio? Si te ha gustado este artículo, compártelo y síguenos también en Twitter (@gadaenetweb).