6 razones básicas por las que tu SEO se está yendo por la borda

6 razones básicas por las que tu SEO se está yendo por la borda

SEO tocado y hundido

Al principio parece que todo va bien y estamos bien posicionados. Llegan los usuarios a tu página y consigues suficientes leads para conseguir tus primeras ventas. Sin embargo, de pronto llega una tormenta y parece que todo va a irse por la borda.

No consigues llegar a buen puerto y crees que está pasando algo malo con el SEO de tu web. Google te ha penalizado por alguna razón y no sabes muy bien por qué. Pero duele. Y necesitas tratar de reconducir la situación de algún modo, pero no sabes por qué el SEO de tu página se está viendo afectado.

La razón por la que sucede esto muchas veces es porque nos hemos querido pasar de listos, a veces sin ser conscientes de ello. Y a Google no le gustan los marineros de ventaja. Si quieres que los vientos te vuelvan a ser favorables con tu SEO, veamos qué es lo que puede estar fallando.

Has crecido a costa de utilizar mucho contenido duplicado

Puede que no lo hayas hecho intencionadamente, pero Google no lo entenderá. El contenido duplicado es pecado. Además de que puede ser considerado un plagio, no te va a servir para posicionar tu página. Por mucho que te aproveches de contenidos de los demás, lo cierto es que tu página.

Tienes que empezar a eliminar todo el contenido duplicado de tus páginas. Cuando se trata de una tienda online, eso afecta especialmente a las descripciones de productos. ¡No pueden usar todas las tiendas la misma!

Delega esta tarea en un redactor, ya que es una tarea que lleva mucho, mucho, trabajo.

Te has pasado consiguiendo enlaces externos

A Google no se le puede engañar fácilmente con trucos. Si tu pauta de comportamiento es excesivamente artificial, el gran buscador te pillará. No es normal que una página un día reciba 0 enlaces y al día siguiente 500 y al día siguiente 0, y al día siguiente otros 500. Es muy fácil darse cuenta de que una página a la que le pasa eso no es precisamente una web de autoridad.

No puedes engañar a Google comprando enlaces de esta forma. Tienes que conseguirlos de manera natural, aportando contenido que genere valor en tu página y en las de los demás.

No dominas mucho el SEO técnico

Hasta ahora quizás te hayas centrado en palabras clave y keywords, pero el SEO no sólo trata de eso. ¿Qué hay de la velocidad de tu web? ¿Qué pasa con la optimización del código de tu página? ¿Estás utilizando el hosting más adecuado para tu sitio en Internet?

Por mucha gente que consigas atraer a tu página, si ésta funciona muy lentamente, ten por seguro que no van a comprar. Se marcharán a los dos segundos, desesperados de que nunca llegan a ver la home del todo. Y tú no quieres enfadar a tus clientes, ¿verdad?

Siempre usas las mismas meta-etiquetas

Tienes un montón de meta-etiquetas sosas y repetitivas, aunque no sean siempre la misma palabra. Por ejemplo: “Compra ordenadores en Tu Tienda de Ordenadores”. ¿Crees que es un buen meta-título para una página de una categoría en la que se venden monitores, o teclados de ordenador?

Hay que utilizar meta-títulos más específicos. Además, la descripción no debería ser del tipo “Compra, compra aquí, somos los mejores”. Eso no vende. Simplemente, no funciona. Necesitas una meta-descripción más original y funcional, que atraiga realmente al usuario y le impulse a hacer click.

Tus páginas están llenas de palabras clave por doquier

Estás pensando en Google. Demasiado, descaradamente. Quieres gustarle, pero ser tan explícito a él le asusta. Tienes que disimular un poco. Y lo mejor para disimular es empezar a pensar en lo que más le gusta a Google: los usuarios. Si piensas en los usuarios como tu prioridad, acabarás gustándole también a Google. Te admirará y te valorará.

Necesitas revisar a fondo tu página para evitar la temida “sobreoptimización”. Escribe textos más originales, usa la palabra clave que necesites sólo cuando venga a cuento, cuando sea necesaria para tu SEO.

Demasiados enlaces externos

Tu home podría tener perfectamente 200 o 300 enlaces que van a cualquier parte. Hay links inútiles de todo tipo que no sirven para mucho, quizás porque has llegado algún acuerdo de intercambio de enlaces.

Pero tenemos malas noticias para ti. Eso afecta negativamente a tu SEO. No te sirve de nada conseguir un montón de enlaces desde los “sidebars” (la columna de al lado) de los blogs, ni de los “footers” (la parte de abajo de la página). Además, un enlace cruzado entre dos páginas es algo que canta mucho.

Debes empezar a limpiar de enlaces tu página, además así tendrá mucho mejor aspecto. Si quieres conseguir enlaces de fuera y hacer intercambios de enlaces, que nunca haya links cruzados. Y es mucho mejor que tus links estén integrados dentro de algún artículo, no en solitario en una parte no fundamental de la página.

Con esto y un bizcocho ya tienes algunos de los motivos básicos por los que el SEO de tu web está haciendo gluglú. Si tu página web se identifica con algo de lo que te hemos comentado aquí, entonces tienes que hablar con nuestros capitanes. Te podemos hacer una auditoría SEO sin compromiso y proponerte una solución para mejorar el posicionamiento de tu página. Escríbenos un mensaje a través del formulario o llámanos por teléfono al 911.591.163.