¿Estás sacándole suficiente partido a tu página web?

¿Estás sacándole suficiente partido a tu página web?

Redes sociales

Hay empresas que confunden una página web con “hacer publicidad” o tener un escaparate en Internet. Pero esto se debe a que realmente o han entendido todas las implicaciones que supone estar en la red. El problema de esta mentalidad puede ser que acaben pagando mucho dinero por crear un sitio web en Internet, pero al final no recuperar la inversión que han realizado por falta de estrategia.

Tener una página web en Internet por sí sola no es suficiente para vender en Internet. Nosotros podemos encargarnos del desarrollo de la página y también de realizar acciones de posicionamiento web, pero si decides solamente encargar lo primero, de lo segundo te tendrás que ocupar tú. Porque, si no lo haces, no está claro que tu página web vaya a conseguir buenos resultados.

¿Qué pasa cuando sólo tienes una página web en Internet?

Te vamos a mostrar cómo funcionan las cosas. Cuando creamos una página web y pasa cierto tiempo, Google la indexa y ya los usuarios que quieran te pueden encontrar. Pero, claro, hay otras muchas páginas como la tuya con las que tienes que competir.

Si tu página es estática y no se actualiza, si no creas contenidos a través de un blog, si careces de una estrategia de marketing para conseguir ventas, lo más probable es que tu web obtenga unos resultados muy bajos o que pase por Internet sin pena ni gloria.

No obstante, una página web por sí sola sí tiene un alto valor cuando conseguimos que el usuario llegue a la página. Un buen site tiene que caracterizarse por:

  • Usabilidad.
  • Navegabilidad.
  • Diseño.
  • Sencillez.
  • Estructura.
  • Calidad del texto.

Las buenas páginas consiguen que el usuario realice determinadas acciones una vez que está navegando por ella. La página aporta valor, aporta información, deja claro qué es lo que se vende, cómo puede adquirirse, cuál es la llamada a la acción. Y de hecho, si la página web es buena, con el tiempo irá atrayendo usuarios. Pero mantenerlos en la página y atraerlos, en gran parte, depende de ti.

Por qué una buena página web no es suficiente

Sólo entramos en aquellas páginas web en las que tenemos un motivo para volver. Imagínate un periódico online donde no se actualizasen las noticias cada día y varias veces al día. Los usuarios no volverían porque no están satisfaciendo sus necesidades de información.

Una tienda online o una página web donde vendes tus servicios profesionales no son un periódico online, pero tienes que actualizarlas para generar tráfico. Cuando actualizas el blog de tu página web, consigues que la gente que está potencialmente interesada en comprar tus productos quiera volver para ver si has publicado algo nuevo. Y si sigues un sistema y gusta lo que haces, lo normal es que vayas a crear adicción.

En toda página web tenemos que distinguir entre dos procesos: la adquisición de usuarios y la conversión. No todos los usuarios que lleguen a tu página van a comprar. Ni todos los usuarios que lleguen a tu página y compren van a repetir. Hay diferentes grados de compromiso. Tenemos que trabajar para que el mayor porcentaje de usuarios de tu página se conviertan en clientes recurrentes. Pero para eso hay que empezar por el principio y tener una buena estrategia.

Lo primero es empezar por la fase de adquisición de usuarios. Los usuarios llegarán a tu página a través de diferentes canales. ¿De qué formas puedes atraer o adquirir tráfico?

  • Mediante el tráfico orgánico o por Google.
  • A través de enlaces de otras páginas web.
  • Mediante las redes sociales; las tuyas o las de otros.
  • Por tráfico directo; gente que llega a tu página porque conoce la URL y la escribe directamente en el navegador.
  • Usuarios que llegan a través de tu Newsletter; son usuarios que ya han entrado en tu página y se han suscrito, pero vuelven gracias a que entran a través de tu e-mail.
  • Publicidad pagada: el tráfico que te llega a través de los anuncios de Google Adwords, Facebook Ads, Twitter Ads, etc.

En definitiva, hay muchos canales a través de los cuales puede llegar el tráfico. Si no haces nada con tu página para que los usuarios lleguen, lo más probable es que tengas un bajo tráfico.

La mayoría de usuarios suelen llegar a través de Google, pero no todos llegarán directamente a la home. El objetivo es que tus principales páginas, o la mayor cantidad de páginas posible, aparezcan directamente en el primer lugar.

La fase de conversión es más complicada, ya que no por el mero hecho de tener una gran cantidad de tráfico, vas a tener un alto porcentaje de conversión. Hay que llevar a cabo la mejor optimización posible de tu sitio web para conseguir que se produzca el mayor número de conversiones posible. También hay que optimizar los canales de entrada, desde los e-mails y newsletters que envías a tus clientes, a toda una serie de técnicas de e-commerce orientadas a fomentar la venta.

Si quieres aprender más sobre cómo puede hacerse esto, te invitamos a que te pongas en contacto con nosotros y nos solicites presupuesto sin ningún compromiso.